jueves, 28 de abril de 2016

Through my eyes

































































































Muchas de las veces, si no es que casi todas, hablo sobre lo que llevo puesto y como combinarlo o alguna historia detrás del look, pero quisiera ahora hablar de algo un poco diferente que creo  que en algún punto nos ha pasado a todos, y con esto me refiero a la zona de confort.

Cuantas veces hemos escuchado que hay que salir un poco de la zona de confort, sin embargo creo que muchos no lo hacemos por exactamente esa comodidad que ofrece y es que, porque cambiar algo si te funciona tal y como está?. Siempre escuche sobre la zona de confort y sabia muy bien su significado pero fue realmente hasta ahora que vine de intercambio que experimente todos esos sentimientos que te pasan cuando sales de ésta y déjenme decirles algo, si es algo difícil. En México tengo todas las comodidades, como muchos las tienen en sus hogares pero acá es otro mundo muy distinto al menos para mi, porque el irte a otra parte a vivir solo, significa una completa independencia y con la única persona que cuentas es tu misma, claro, se conoce nuevas personas, amigos, compañeros, maestros pero no es lo mismo que si tu familia estuviera cerca para ayudarte si algo se complica o se ofrece algo.
Los cambios siempre son buenos, pero si son muy difíciles al principio y aunque te las puedes ver muy duras, si les puedo decir que no cambiaria de idea ni por un segundo y creo que es la mejor decisión que he podido hacer. No es necesario irte a vivir al otro lado del mundo para poder vivir o sentir lo que yo ahora estoy viviendo, sino que desde pequeños cambios puedes experimentar lo que es salirse de tu zona de confort.
Hace unos días vi un video sobre un insecto, que para ser sincera no recuerdo que clase de insecto era, el caso es que el insecto está caminando sobre una hoja de papel blanca y una persona dibuja una raya por el camino por donde va el insecto, lo curioso es que el insecto rodeaba esa raya cada vez que la persona dibujaba una delante de ella, lo cual a mi me dejo pensando bastante, por que cuantas veces no hemos querido cruzar esa raya por miedo a, cuantas veces nos hemos detenido de hacer algo por la incertidumbre de o que pasará después, cuando esa raya tan sólo es imaginaria y le concedemos tanto poder a esa línea que no nos atrevemos a cruzarla, siendo que ese borde es imaginario o ni siquiera existe. Si alguna vez lo has experimentado, realmente puedo decirte algo, cruzarla es y será lo mejor que te puede pasar.











como buena turista, no podían faltar estas fotos: